Yoga, herramienta poderosa para vivir mejor

El Yoga es una doctrina filosófica hindú basada en un conjunto de disciplinas físico-mentales destinadas a alcanzar el estado de perfección espiritual. En la actualidad, para muchas personas, es simplemente una práctica que mejora nuestro estado físico y mental. Sin embargo, su esencia va más allá del cuerpo. El Yoga nos permite encontrarnos con nosotros mismos y nos ayuda a conectarnos con el universo, con Dios, con la divinidad y nos proporciona bienestar y vida sin importar nuestras creencias religiosas.

Cuando iniciamos el camino del Yoga, en cualquiera de sus corrientes, vamos entendiendo nuestra verdadera dimensión y sin darnos cuenta, vamos realizando ajustes en nuestra vida.

La experiencia del Natha Yoga

La esencia del Yoga es la misma en todas las tradiciones y métodos de autoconocimiento: desarrollo de la conciencia. Sin embargo, su práctica se va ajustando de acuerdo con la época, el lugar y el enfoque que cada maestro le dé.

Para el Natha Yoga, los planos espiritual, mental, emocional y material, son igualmente importantes y su separación sólo existe para la mente. Por eso sus prácticas tienen un enfoque global que abarca todos los aspectos del ser y se orientan a la posibilidad y necesidad de cumplir el Dharma (el deber).

El Natha Yoga es una corriente milenaria proveniente de los Nath Yoguis de la India que, a diferencia de otras corrientes, se enfoca en el Dharma Yoga, un método actitudinal de tres técnicas de meditación que pueden practicarse en cualquier momento y en cualquier lugar y debe hacer parte del Sadhana (práctica) diario.

La primera técnica es una meditación en los roles que nos ayuda a recrear la experiencia de que somos un ser “haciendo de…” en la cotidianidad. La segunda técnica es sentado, donde se deja de hacer lo que se esté haciendo y se lleva la conciencia al observador para liberar todos los otros roles. Y una tercera técnica que recrea que el Atma (alma universal del que hacemos parte) que está en nuestro entorno y que lo percibimos en todo lo que nos rodea.

De esta manera, la primera técnica nos ayuda a recrear la experiencia de que somos el Atma en la forma de lo que estamos haciendo; la segunda técnica desvanece todas las formas externas y nos lleva al núcleo de nosotros mismos que es Atma. Y la tercera nos lleva a sentir Atma a través de todo lo que está a nuestro alrededor.

El yoga es un trabajo interno, que se refleja en el mundo externo, el mejor lugar y más real terreno de práctica es la vida misma, no es necesario ir a otro lugar. No importa dónde estés, no importa dónde vayas, todo lo que nos molesta, nos daña o nos produce algún tipo de sufrimiento o pesar, habita en el interior de nuestra mente. Si haces un viaje, la mente ira contigo, donde quiera que estés la mente te acompañará. Si encuentras un lugar donde puedes estar en paz, no es mérito del lugar, eres tú mismo quien ha decidido estar en paz y por eso la mente está en paz y la paz puede ser experimentada como un estado. De la misma manera puedes cerrar tus ojos en el lugar donde estás ahora y viajar sólo con tu mente, imaginándote donde tú quieres estar, si realmente te identificas con la idea, para tu mente estarás ahí y recreará el estado más adecuado.

Esta técnica te permite ir gestionando tu conciencia y tus emociones de tal manera que te empoderas cuando le quitas la fuerza a lo externo y sacas de tu interior lo mejor de ti para cumplir el rol que vas a asumir. 

Deja una respuesta